Cristina, más acorralada: un lazo innegable con Daniel Muñoz y su viuda

0
518

Alcorta 76. Río Gallegos. Santa Cruz. Un domicilio. Una oficina. Es la dirección fiscal que registró ante la AFIP la ex presidenta y hoy senadora aforada, Cristina Elizabet Fernández. En la misma sede están inscriptas algunas de sus empresas, sospechadas de haber sido usadas como herramientas para recaudar o lavar dinero de la corrupción. Y Alcorta 76 es también la dirección fiscal que registró una persona que ella conoce, y mucho. Se trata de Carolina Pochetti, viuda de Héctor Daniel Muñoz, el ex secretario y “sombra” de Néstor Carlos Kirchner.

El juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli pidieron la detención y el embargo de todos los bienes de Pochetti. Son muchos bienes. En la Argentina y en el exterior. Su esposo fallecido, remisero en sus inicios  (igual que Oscar Centeno) conoció a los Kirchner y, tras varios años en la función pública, gozó junto a Pochetti de una fortuna abrupta que se cuenta en millones de dólares: más de 70.

Moyano consiguió el apoyo de la Iglesia en su peor momento judicial

La Justicia acorrala cada vez más a la senadora con fueros Fernández, procesada en la causa de los “Cuadernos K” como jefa de una asociación ilícita que usó medios del Estado para apropiarse de dinero de corrupción que pagaron empresarios que fueron beneficiados con contratos estatales, según confirmaron ellos mismos en declaraciones judiciales.

El pedido de detención de Pochetti impacta en el corazón de la familia Kirchner porque su marido vivió con ella y con Néstor durante añares.

No es por azar que tanto Cristina Fernández como Pochetti compartan domicilio fiscal: allí funcionaron las oficinas del contador de los Kirchner, Víctor Manzanares. Él dejó de trabajar allí en el 2011.

Esos 70 millones de dólares de Muñoz y Pochetti son un ahorro de explicación compleja para quien en el 2009 se retiró de su puesto de secretario del Presidente de la Nación declarando bajo juramento que poseía un terreno de 1285 m2 en Mar del Plata; otro en El Calafate de 675 m2; ahorros por 430 mil pesos y un Ford Focus modelo 2006.

Pochetti, Muñoz, y varios personajes de su entorno, acusados de ser sus testaferros, fueron denunciados en el año 2011 por la diputada del Parlasur Mariana Zuvic y por la legisladora Elisa Carrió.

Entre los señalados por las denunciantes de formar parte de un entramado empresario, que ahora se sabe era mucho más importante y permanecía oculto, estaban también el ex gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, casado con Stella Maris Blanco, cuñada de Pochetti.

La causa fue instruida por el juez Luis Rodríguez.El fiscal es el mismo del caso “Cuadernos K”, Carlos Stornelli.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here