La tecnología de los vehículos autónomos llega al control fronterizo

0
483

DEL RÍO, Texas — En este pequeño pueblo en el sur texano hay una valla negra de acero que corre por toda la frontera con México. Mide unos 4,5 metros de alto y encima tiene unos picos de metal; se extiende unos dos kilómetros al occidente de una estación de control de la Patrulla Fronteriza y luego termina.

En ese punto hay un arroyo del río Bravo que pasa por un rancho privado en el que pasea ganado entre los árboles y, al lado de una zanja al lado del agua hay un cilindro pequeño encima de un tubo de metal. Es un sensor lídar, la misma tecnología que logra que los vehículos autónomos puedan ver. Desde arriba capta una imagen tridimensional de quien sea que camina por el área.

El sensor pertenece a una empresa emergente de Silicon Valley llamada Quanergy, una de varias compañías que quiere hacerse de contratos a lo largo de la frontera México-Estados Unidos. El presidente Donald Trump promete que construirá un muro físico, pero estas empresas esperan crear uno virtual, que varios legisladores aseguran sería más efectivo: no sería un impedimento visible, aunque dicen que sería más barato de construir y mantener.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here