Planificación y desarrollo

0
489

El crecimiento desbocado de nuestras ciudades es el más patente ejemplo de la falta de planificación que nos ha caracterizado.

Y ahora, el problema se ha agravado por el uso de tierras de cultivo para el ensanche de las ciudades que no avanzan hacia donde diga la razón o el buen sentido, sino hacia donde compren los desarrolladores de proyectos.

El alcalde de Moca ha dado la voz de alerta y ha tomado medidas para impedir que se siga construyendo en preciosas tierras de labranza, de las mejores que tiene la isla, pero el daño podría ya estar hecho.

Más de doce mil tareas de tierra de alta productividad agrícola han sido utilizadas para construcciones. Donde se siembra cemento, nada vuelve a crecer. A esta tragedia hay que agregar las invasiones de los “padres de familia”, que tienen la bendición de los políticos.

Los ayuntamientos carecen de sistemas de planificación adecuados y la Ley de Ordenamiento Territorial es todavía muy reciente para detener estas construcciones. Se requiere un gran acuerdo en cada localidad para decidir qué tipo de desarrollo es el deseable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here