La inteligencia artificial reduce el gran problema de las tarjetas (y no es el fraude)

0
380

El fraude con tarjetas bancarias es diminuto en España: un 0,017% de las operaciones en 2017 con tarjetas emitidas en España fueron delictivas, según el Banco de España. De cada 100 tarjetas solo una se vio afectada, por un valor de 68 euros de media. En términos absolutos, no es poco dinero: 40 millones de euros. En la zona euro, los datos son ligeramente peores: hubo un 0,041% de fraude en 2016, según el Banco Central Europeo.

Esta eficacia en la lucha contra el fraude provoca un desafío mayor para las entidades bancarias, los comercios y los clientes: los falsos positivos. Un falso positivo es una compra legítima con tarjeta que el banco impide porque su sistema de prevención ve algo sospechoso. Es como si el sistema usara una sábana para cubrir los rotos de una red: cubre demasiado y termina por detener pagos legales.

Uno de cada seis dueños reales de una tarjeta vio cómo se declinaba al menos un pago en un año, según un estudio de 2015 de la consultora Javelin. El importe rechazado en esa compra fallida no es el único problema de los falsos positivos: el 26% visita menos el comercio en el que ha ocurrido y el 32% lo evita siempre desde ese momento. Además, el usuario recurre menos a la tarjeta que ha sido declinada, siempre según Javelin.

El BBVA acudió en 2016 al MIT para mejorar su sistema contra el fraude: “Pero trabajando con ellos vimos que con los medios actuales parar más el fraude implicaría una mejora residual”, dice Carlos Capmany, responsable del proyecto en el BBVA. Entonces fue cuando vieron que había otra mejora más factible: “¿Por qué no atacamos en cambio los falsos positivos que están impactando también, más que a nosotros, a los comercios y a la comunidad de clientes?”, añade. Un nuevo sistema del MIT podía tener la solución.

“El gran desafío de la industria son los falsos positivos”, dice Kalyan Veeramachaneni, coautor del artículo donde se explica el modelo e investigador principal en el Laboratorio de Sistemas de Decisión e Información del MIT, en una nota de prensa del centro.

Es comprensible que los bancos hayan vigilado tradicionalmente sobre todo el fraude. Una transacción realizada por un cibercriminal la asume la institución. En cambio, mucho del impacto que se produce en los comercios no llega a verse en los bancos. En una estimación hecha por los autores del modelo, los falsos positivos bloquean ahora unas 289.000 operaciones por cada 1,8 millones. El nuevo sistema detendrá solo unas 133.000, un 54% menos. Esas transacciones suponen aproximadamente 190.000 euros. Hay que tener en cuenta que el BBVA realiza 2 millones de operaciones diarias, con lo que esa cifra es, como dice el artículo científico, “una cifra diminuta del volumen total anual”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here